Bea Sever: “Visibilizar la transexualidad salva vidas”

Integración, ultimas

La asociación Chrysallis Euskal Herria pone en marcha desde este martes una campaña de sensibilización con el objetivo de “visibilizar una realidad que existe, siempre ha existido, y de la que apenas se sabe nada”, asegura Bea Sever, miembro de la asociación. Bajo el lema ‘Hay niñas con pene y niños con vulva. Así de sencillo’ cientos de marquesinas de autobuses de Euskadi y Navarra vestirán los carteles de la campaña a partir de este martes.

Nacida en 2015, 40 familias de Euskadi y Navarra forman parte de la asociación en la actualidad. Sever asegura que en el caso de la transexualidad “la visibilización es sumamente importante puesto que el desconocimiento lleva a la no aceptación”, lo que deja una escalofriante cifra de “más de un 42% de intentos de suicidio entre las personas no aceptadas, cuando los datos en la sociedad en general son de un 1,2%. Por ello, hace hincapié en que “algo que no existe es impensable”, una situación que lleva a que “muchas” familias se vean en una situación que “no entendemos y que no sabemos manejar precisamente porque no sabemos que existen niños con vulva y niñas con pene. En el caso de la transexualidad, el visibilizar salva vidas.”

Por medio de esta campaña pretenden abrir los ojos a la sociedad y hablar de ello a todos los niveles. “En general nos encontramos con que en los entornos donde nuestros hijos e hijas han hecho el tránsito social, es decir, han pasado a mostrarse como los niños o niñas que son, la gente lo ha aceptado con normalidad”, explica Sever. En ese sentido, apunta a que la transexualidad es “un asunto fácil de abordar” ya que “basta con saber, desde pequeños, que la mayoría de niños tienen pene, pero no todos, y que la mayoría de niñas tienen vulva, pero no todas”. Por ello, pese a que incide en que “hay mucho desconocimiento”, destaca que existe “muy buena actitud y ganas de entender”.

Para avanzar en la visibilización de la transexualidad, Sever incide en que sería “tan sencillo como introducir una frase en los libros de texto”, porque “los niños y niñas lo aceptan con total naturalidad”. Defiende que si se hiciera esta labor en las aulas desde la más tierna infancia en el futuro “no habría problemas”. Por ello, desde Chrysallis Euskal Herria demandan a las instituciones “un plan de formación integral al profesorado en los centros donde se dan casos de este tipo. El propio profesorado nos lo está demandado”.

Un aliado llegado de Nueva York

Por ello, en mayo del año pasado Chrysallis Euskal Herria publicó un material didáctico (descargable en su web) que sirva de herramienta para que el profesorado trate la transexualidad en las aulas. Precisamente este trabajo, traducido a 8 idiomas y que cuenta con miles de descargas, ha sido el que les ha abierto la puerta a poder hacer esta campaña de sensibilización. El coste de esta acción ha sido de 30.000 euros, importe que ha sido donado íntegramente por un “poderoso” hombre de negocios estadounidense. “Nos ha hecho firmar un contrato comprometiéndonos a mantenerlo en secreto” explica Sever, que añade que la abuela del estadounidense “era navarra y hablaba euskera, así que siente cierto cariño por lo vasco”.

cartel-chrysallis-transexualidad
Cartel de la campaña que arranca este martes.

El citado mecenas supo de Chrysallis Euskal Herria por medio de un amigo suyo, “un vasco en Nueva York”, que fue quien le mostró un reportaje televisivo en el que se presentaba el material didáctico elaborado por la asociación. “Se conmovió al ver que un grupo de padres y madres sin ningún apoyo económico ni institucional habíamos logrado eso, dónde y en el País Vasco”, comenta Sever, y añade que “se puso en contacto con nosotros para conocer nuestras necesidades”.

Los padres les explicaron los objetivos de la asociación y los diferentes proyectos que tenían entre manos, y entre todo ello “le pareció que lo más difícil de lograr era una campaña de visibilización”. Concienciado con la importancia de lo que ello implica, el mecenas “nos pidió que solicitáramos un presupuesto real a una agencia”, explica Sever, y tras saber la cuantía de la acción “nos donó los 30.000 euros que ha costado la campaña”.

Sever asegura que más que el lograr fondos para las diferentes acciones, el principal objetivo de Chrysallis Euskal Herria hoy en día es el de “lograr que las instituciones creen un centro de atención para familias, porque desde la asociación estamos atendiendo de forma desinteresada a muchísimas familias que no saben a dónde recurrir y creemos que hace falta un lugar donde puedan ser atendidos y acompañados”. Un objetivo que, tal y como explica Sever, ya se ha logrado en Navarra, “donde desde hace pocos meses funciona Kattalingune”. No obstante, incide en que en la comunidad foral cuentan con “muchos problemas en al ámbito sanitario, donde aún se trata a las personas que acuden a recibir un tratamiento hormonal como enfermos mentales”.

Deja un comentario