El avance de la sociedad pasa por el uso de las tecnologías libres

LibreCon, TIC, ultimas

El Palacio Euskalduna de Bilbao acoge este martes la primera jornada de la sexta edición de la LibreCon, una cita que se prolongará hasta el miércoles y que por dos días convertirá a la capital vizcaína en el epicentro de las tecnologías abiertas. Cerca de un centenar de charlas aproximarán a los visitantes a los retos de un futuro no tan lejano. De hecho, en muchos casos los asistentes se han encontrado que en las diferentes charlas de la LibreCon se habla en presente.

La denominada Industria 4.0, el internet de las cosas (IoT en sus siglas en inglés) y la ciberseguridad son los tres pilares de esta cita, en la que la mayoría de los ponentes coinciden que “las tecnologías libres nos ayudarán a ir más allá”. Para Borja Tornerno, que representa a la firma catalana Nexiona, el software y el hardware libre tienen “tienen un papel más que relevante en la industria 4.0”. Tornerno ha explicado que el eslogan de su empresa es que “todo se puede conectar”. Durante su ponencia ha explicado dos casos en los que han trabajado, ambos de diferente sector, pero cuya solución la han basado en las tecnologías libres. De hecho, ha asegurado que el éxito de la firma catalana radica, precisamente, en “habernos basado en tecnologías libres, sino hubiera sido imposible”.

Uno de los casos ha tratado sobre una máquina de cortar piedras, de cuatro toneladas, cuyo objetivo era el lograr un mantenimiento predictivo, es decir, “saber qué puede fallar en la máquina para mandar las piezas de repuesto antes de que se averíe”, ha explicado Tornerno. Este tipo de herramientas se encuentran en canteras “de difícil acceso y que requiere que vaya un técnico, revise la máquina para ver qué falla y pida el repuesto en cuestión”. Una tarea que puede demorarse varios días o semanas, con el consiguiente gasto. La salida que le dieron a este reto fue el de conectar una placa de Arduino a las diferentes máquinas, que en algunos casos llevaban 10 o 15 años funcionando, a través de las cuales miden “el encendido, las horas de funcionamiento, potencia media y máxima consumida, consumo de agua para refrigeración…”, ha detallado Tornerno. Las placas están dotadas con un módulo GSM/GPS que permite a la máquina conectarse a internet y mandar el “su estado de salud” a una aplicación. “Cuando algo va mal la propia máquina envía una alarma”, ha asegurado Tornerno.

Pese a las ventajas que plantean las tecnologías libres al sector industrial y a la Industria 4.0, Tornerno ha lamentado que aún hay “barreras” que no permite que sean acogidas de forma más rápida. “En el mundo industrial los sistemas cerrados son lo más común, mientras que en nuestro ámbito hay una mayor cultura de estándares y software libre”. En ese sentido, ha apuntado a que los sistemas privativos en los que hay que recurrir “a quien nos ha vendido el software provoca el ‘vendor locking’, lo que hace muy difícil cambiar a otras soluciones”.

No obstante, ha apuntado a que la industria “está empezando a entender la Industria 4.0”, y en ese sentido son ha dudado en afirmar que, “aunque será un goteo”, cada vez habrá más empresas que “irán dando este tipo de soluciones”. Un nuevo escenario en el que jugará un importante papel la seguridad de datos: “Si el conocimiento es la base de tu empresa y no quieres que esté en un servidor privado de una empresa que no sabes qué puede hacer con esos datos, por ejemplo, con las tecnologías libres puedes crear una nube dentro de su empresa”.

Los datos, el petróleo del siglo XXI

Los dispositivos electrónicos y su complejidad llevan a que cada paso, cada clic, cada decisión que tomemos genere un dato. “Hoy en día solo el 10% de los datos que se generan se usan”, ha comentado el ingeniero José Luis del Val, de la Universidad de Deusto, que ha hecho especial hincapié en que “no se trata de generar más datos, sino de saber para qué usarlos”. Integrar el mundo de las personas y el de los dispositivos es el objetivo que, en su opinión, se debe perseguir en el futuro inmediato.

Entre los distintos expositores se pueden encontrar impresoras 3D que imprimen 'casas'.
Entre los distintos expositores se pueden encontrar impresoras 3D que imprimen ‘casas’.

Según los datos de Cisco que Del Val ha puesto sobre la mesa, se estima que para 2020 cerca de 50.000 millones de dispositivos estarán conectados a través de internet. Un escenario que, asegura, planteará “nuevos retos profesionales y retos de seguridad”. Por ello, ha apuntado que se abre un campo en el que “la ingeniería abarcará desde el diseño hasta el lugar en el que se esté usando esa máquina, con lo que el propio diseñador sabrá cómo se comporta esa máquina y podrá evitar futuros fallos. Eso significa un desafío monumental”. En ese sentido, ha subrayado que “para llegar a esta escala es necesario el software libre”.

En todo ello toman un papel importante la sensorización de los dispositivos, a través de los cuales se registran los datos deseados. El ‘Big Data’ permitirá que las empresas “sean un 18% más eficientes, ya que les supondría un ahorro de gastos, además de poder prestar nuevos productos y servicios a sus usuarios”, ha explicado Del Val. Es más, el ingeniero ha apuntado a que este nuevo escenario podría llevar a “no cobrar por uso, sino a hacerlo por resultados derivada de la eficiencia”.

Por otro lado, también ha señalado que el buen uso de los datos permite ofrecer “una oferta en función de la demanda, no sólo saber qué ha pasado ni lo que sucede, sino lo que sucederá y saber qué es lo que querrá tu cliente”.

Deja un comentario