Berta Cáceres, premio Artemio Precioso de Greenpeace

Actualidad, Medioambiente, ultimas

Coincidiendo con el primer aniversario del asesinato de la activista hondureña Berta Cáceres, ocurrido el 2 de marzo, Greenpeace ha anunciado que concederá su premio Artemio Precioso a la activista “en reconocimiento a su labor en defensa de los derechos humanos y el medio ambiente”. Berta Cáceres, tal y como explica la ONG, “encabeza una larga lista de asesinatos contra activistas medioambientales”. Será la hija de Berta Cáceeres, aura Zúñiga Cáceres, y un activista del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), organización a la que pertenecía la activista hondureña, quienes viajarán a España para recoger el premio el 4 de marzo en la Casa de América de Madrid.

“El homicidio de la activista hondureña Berta Cáceres en la noche del 2 de marzo de 2016 despertó una gran ola de solidaridad y repulsa en la sociedad civil. Berta, feminista y defensora de los derechos humanos, fue asesinada como resultado de su campaña para paralizar la construcción de la presa de Agua Zarca”, asegura Greenpeace. En ese sentido, la entidad eccologista afirma que de llevarse a cabo dicha infraestructura “sería la causante directa de la destrucción de bosques nativos y territorios indígenas en Honduras”. Asimismo, Greenpeace explica que “la resolución de este asesinato sigue pendiente de la creación de una Comisión Independiente que investige en profundidad las relaciones entre los inculpados y detenidos y el poder político y económico en Honduras”.

En la nota en la que se anuncia la concesión del premio Artemio Precioso a Berta Cáceres, Greenpeace explica que “tal como ha solicitado el relator de la ONU sobre defensores de derechos humanos, la investigación de este asesinato sigue pendiente de la creación de una comisión independiente e internacional. Esta comisión es imprescindible para que se investige en profundidad las relaciones entre los inculpados y detenidos y el poder político y económico en Honduras”.

Berta Cáceres era una mujer indígena Lenca y una de las “defensoras de derechos humanos más conocidas en Honduras”, destaca la ONG, que añade que desde hace 20 años había defendido el territorio y los derechos del pueblo Lenca. “Berta se enfrentó -y, a menudo derrotó- a madereros ilegales, dueños de las plantaciones, corporaciones multinacionales y proyectos de represas que cortaban los suministros de alimentos y agua a las comunidades indígenas. Antes de su asesinato, acumulaba una larga lista de amenazas y ataques a su persona”. La activista hondureña recibió en 2015 el Premio Goldman de Medioambiente, un galardón que es conocido como el ‘Nobel Verde’ por su labor (a continuación se puede ver su discurso de agradecimiento).

Tal y como recuerda Greenpeace, Berta Cáceres “encabeza una larga lista de asesinatos contra activistas medioambientales”, y apunta a un informe de Global Witness llamado ‘En Terreno Peligroso’ que recoge que en 2015 “fueron asesinados 185 activistas ambientales, lo que supuso un drástico aumento del 59% con respecto al año anterior. De las personas asesinadas, 122 fueron en América Latina. Los dos países más peligrosos para el activismo ambiental son Brasil, con 50 personas asesinadas y Filipinas, con 33 muertes”.

En ese sentido, la ONG destaca que Global Witness señala que ese año “casi un 40% de las víctimas de estos actos de violencia extrema fueron personas indígenas”. En lo que respecta a 2017, Greenpeace apunta a que “se han contabilizado 14 homicidios de activistas por los derechos humanos –siete en Colombia, dos en Guatemala, dos en México y tres en Nicaragua–, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”.

Con motivo del galardón Artemio Precioso a la figura de Berta Cáceres, entre el 24 y el 31 de marzo Greenpeace llevará a cabo diversas actividades para “resaltar y homenajear a todas aquellas personas que dedican su vida a la defensa de los derechos humanos y el medio ambiente”.

 

Fotografía: Goldman Environmental Prize

Deja un comentario